La inspiradora verdad detrás de la palabra ‘oportunidad’

Comparte con tus colegas, clientes y amistades:

¿Las oportunidades se nos dan, o nos las damos nosotros mismos?

Publicidad: “Tú eres la oportunidad que estabas esperando” (Libro – Físico y Kindle)

 ¿Las oportunidades se presentan, o éstas ocurren cuando nos hacemos presentes?

 ¿Las oportunidades están escondidas en nuestras circunstancias, o están ellas escondidas dentro de nosotros mismos?

Las respuestas a estas preguntas están en el siguiente extracto de mi libro Tú Eres la Oportunidad que Estabas Esperando: La Filosofía del Éxito en 21 Principios Eternos.

La definición que tenemos hoy de la palabra oportunidad es considerablemente diferente a su origen etimológico. Carece de la profundidad existencial y el poder transformador de su versión original.

Según el Diccionario de la Real Academia Española, oportunidad tiene las siguientes dos definiciones: “1) Sazón, coyuntura, conveniencia de tiempo y de lugar; y 2) Sección de un comercio en la que se ofrecen artículos a un precio más bajo del que normalmente tienen”. Estas definiciones configuran el uso actual de esta palabra en las esferas coloquial, literaria y de negocios. Sin embargo, su etimología va mucho más allá.

La palabra oportunidad proviene del término latino opportunitas1, que a su vez está compuesto por otros dos términos: ob, que significa “hacia”, y portus, que significa “puerto”. Esta palabra nació en el mundo de la navegación, en el que los marineros usaban la frase ob portus para denotar la mejor combinación de viento, corriente y marea para avanzar hacia el puerto. Sin embargo, la única forma de aprovechar dichas condiciones climáticas era si el capitán del buque ya había avistado el puerto de llegada. Conocer las condiciones climáticas sin conocer la próxima parada era inútil. Por lo tanto, un barco se encontraba en estado de opportunitas cuando su capitán había decidido adónde ir y sabía cómo llegar. Más tarde, sin embargo, la palabra evolucionó en una dirección diferente para denotar únicamente condiciones externas mientras excluye al individuo que las podría aprovechar.

Si rescatamos el significado original de la palabra oportunidad, nos daremos cuenta de que nosotros somos la oportunidad que estábamos esperando. De esta manera, podemos asumir total responsabilidad de nuestras acciones y empezar a construir el futuro que realmente queremos. Por supuesto, lo inesperado siempre ocurrirá; pero, si somos responsables, seremos capaces de aprovecharlo cuando favorezca nuestros objetivos y darle la vuelta cuando no.

La etimología de la palabra oportunidad nos ayuda a darnos cuenta de que nuestra mejor oportunidad de tener éxito es transformarnos en lo mejor que nos haya ocurrido. Nos convertimos en nuestra mejor oportunidad cuando decidimos quiénes queremos ser y qué queremos lograr.

¿Qué opinas?

Publicidad: Voxpell.com – Camisetas

Ahora, es tu turno. ¿Qué piensas del origen etimológico de la palabra oportunidad? ¿Te dice algo importante sobre ti mismo y las personas que te rodean? ¿Cómo afecta el origen etimológico de la palabra oportunidad tus puntos de vista sobre la vida y el éxito?


Comparte con tus colegas, clientes y amistades: