Han Solo vs. Boba Fett: Una lección sobre la búsqueda de talentos

Comparte con tus colegas, clientes y amistades:

Publicado originalmente en inglés en Forbes.com aquí.

Publicidad: “Tú eres la oportunidad que estabas esperando” (Libro – Físico y Kindle)

Han Solo, el contrabandista carismático, escéptico y políticamente incorrecto de la saga de Star Wars, no era Jedi ni tenía entrenamiento militar. Apareció por primera vez como un piloto independiente que accedió a transportar clandestinamente a Luke Skywalker y Obi-Wan Kenobi fuera de Tatooine a cambio de una buena cantidad de dinero. Inicialmente interesado sólo en recibir su pago, Solo se involucró gradualmente en el proyecto más importante de su vida (de hecho, el proyecto más importante de la galaxia): unirse a la Alianza Rebelde para derrocar al malvado Imperio Galáctico. Al hacerlo, experimentó un increíble viaje de auto-conocimiento y transformación personal que se convirtió en uno de los puntos focales de la franquicia cinematográfica.

En el otro extremo del espectro, tenemos a Boba Fett, un cazarrecompensas que dedicó su vida a hacer tratos con el Imperio. Boba Fett resultó ser decisivo en el debilitamiento de la Alianza Rebelde en El Imperio Contrataca al perseguir a Han Solo y entregarlo a Jabba the Hutt. Más tarde, en El Retorno del Jedi, tomó parte en lo que parecía ser la inevitable ejecución de Han Solo, la Princesa Leia y Luke Skywalker. De esta manera, Boba Fett siguió los pasos de su predecesor, Jango Fett, perpetuando un legado de trabajos sucios para el Lado Oscuro de la Fuerza.

¿Por qué Solo y Fett siguieron caminos diferentes?

En un universo polarizado por el enfrentamiento entre el Imperio Galáctico y la Alianza Rebelde, aquellos que no se habían rendido por completo al primero o unido definitivamente a la segunda tenían que buscar medios alternativos para ganarse la vida. Al hacerlo, muchos desarrollaban talentos muy útiles que los hacían potencialmente valiosos para ambos bando.

Publicidad: Voxpell.com – Camisetas

Han Solo, por ejemplo, era un comerciante sofocado por las regulaciones arbitrarias, corruptas y restrictivas impuestas por el Imperio, las cuales hacían  del comercio legal algo prácticamente imposible a menos que se apoyare formal y públicamente al Emperador. Esto llevó a Solo a hacerse contrabandista y, con el tiempo, un próspero participante de la economía informal. Boba Fett, por el contrario, era un exitoso cazador de recompensas que se ganaba la vida trabajando muy de cerca con Darth Vader y ayudando al Imperio en la ejecución de sus acciones más represivas, corruptas y malvadas.

De esta manera, podemos ver cómo cada uno de estos personajes terminó uniéndose al bando que se ajustaba mejor a su identidad, propósito, principios y carácter, es decir, a su personalidad.

Talento vs. personalidad: el surgimiento de las competencias

Suscríbete y recibe mis posts directamente en tu buzón

La comparación entre Han Solo y Boba Fett sirve de metáfora para destacar el hecho de que la personalidad de un individuo puede tener más influencia en sus decisiones y desempeño que sus propios talentos. Como dice el proverbio japonés: “La disciplina, tarde o temprano, derrotará a la inteligencia”. La disciplina es, por supuesto, un rasgo de personalidad; y la inteligencia es, por supuesto, un talento.

Cuando las empresas deciden atraer, seleccionar y contratar nuevos empleados, utilizan toda una serie de términos para describir el proceso, incluyendo reclutamiento de talentos, adquisición de talentos, abastecimiento de talentos,etc. Sin embargo, cuando una empresa decide contratar a alguien, en realidad está contratando mucho más que sus talentos. De hecho, está contratando toda la gama de sus competencias, las cuales resultan de la combinación funcional de sus talentos con sus rasgos de personalidad.

En mi libro La Séptima Distinción: El Camino hacia la Maestría Personal, el Liderazgo y el Máximo Desempeño,dedico todo un capítulo a establecer la diferencia entre talento y personalidad, y a explicar cómo la combinación de ambos da lugar a las competencias. Más específicamente, propongo que “las competencias, las cuales nos hacen competentes y competitivos en lo que hacemos, son el producto de canalizar nuestros talentos a través de los efectos amplificadores y orientadores de nuestra personalidad. Los talentos, por sí solos, carecen de dicha plataforma, por lo que pueden permanecer sin uso y sin mejora durante años.”

He comprobado una y otra vez que cuando un individuo sólo desarrolla sus talentos, dicho individuo como tal no es mejorado, sólo amplificado. Es decir, su ego se fortalece. En este sentido, si una persona tiene, por ejemplo, problemas de personalidad asociados con la arrogancia que le dificultan trabajar en equipo, el desarrollo exclusivo de sus talentos sólo empeorará la situación. Es decir, el individuo, ahora más capaz, probablemente será más arrogante. Esto pone de relieve la necesidad de programas de reclutamiento que evalúen tanto los talentos como la personalidad de los candidatos. Por otra parte, también destaca la necesidad de implementar programas de desarrollo personal en el trabajo, los cuales se enfocan en el mejoramiento de la personalidad de los colaboradores. Estos programas permiten la identificación y mejora de rasgos de personalidad que afectan de manera sistémica y generalizada las competencias profesionales de los empleados, afectando así también el desempeño en el trabajo.

Finalmente, volviendo brevemente a la metáfora de Star Wars, podemos decir que fue la personalidad, y no el talento, lo que distinguió finalmente a Han Solo de Boba Fett. Ambos eran muy hábiles en lo que hacían, pero fue la brújula moral y el sentido de justicia de Han Solo lo que lo llevó a unirse a la Rebelión mientras que fue la inmoralidad y la entrega al mejor postor de Boba Fett lo que lo llevó a unirse al Imperio. Por lo tanto, cada vez que tu empresa active su proceso de reclutamiento de nuevos “talentos”, asegúrate de que se incluyan mecanismos formales de evaluación de la personalidad de los candidatos. Al final del día, es quiénes somos, y no qué sabemos hacer, lo que define nuestras intenciones.

Leer también: ¿Por qué Darth Vader necesitaba coaching?

¿Qué opinas?

¿Qué le habría ocurrido a la Alianza Rebelde si ésta hubiese reclutado a Boba Fett? ¿Qué hubiese hecho Han Solo si el Imperio hubiese intentado reclutarlo? ¿Cuánto de tu éxito le debes a tus talentos y cuánto a tu personalidad? ¿Qué crees que sea más fácil mejorar, los talentos o la personalidad?


Comparte con tus colegas, clientes y amistades: